Comentarios

Absceso en perros: ¿cómo tratar, cuándo al veterinario?


Es bastante común que se forme un absceso en el perro. Estas acumulaciones de pus directamente debajo de la piel generalmente no son problemáticas. Sin embargo, si están dentro del cuerpo, puede ser peligroso. En cualquier caso, un veterinario debe tratar el absceso. Antes de que un veterinario pueda tratar el absceso del perro, debe examinarlo a fondo - Imagen: Shutterstock / NEstudio

Si siente una hinchazón o encapsulación extraña mientras acaricia a su perro, a menudo es un absceso. Incluso las lesiones más pequeñas pueden dejar entrar bacterias en el cuerpo que forman pus. Abrir la encapsulación en el hogar está asociado con riesgos, por lo que definitivamente debe pedirle a un veterinario que trate el absceso.

Absceso en perros: estas son las posibles causas

Especialmente cuando retozas salvajemente con otras narices de pelaje, tu pareja puede sufrir rápidamente pequeñas lesiones, como rasguños en cuatro patas, pero las mordeduras o las picaduras de insectos también son causas potenciales de un absceso en el perro. Por ejemplo, las bacterias que se pueden encontrar en la flora bucal de otros perros pasan debajo de la piel a través de la herida. El tejido se enciende y ocasionalmente hay una fuerte formación de pus. El cuerpo trata de contrarrestar esto y, con el tiempo, encapsula el pus y el líquido de la herida. El resultado de este proceso se llama un absceso maduro.

Otras causas son, por ejemplo, operaciones, enfermedades dentales o enfermedades de la boca o la mandíbula. Son particularmente peligrosos porque las bacterias pueden ingresar a los órganos como el riñón a través del torrente sanguíneo o el líquido linfático y causar un absceso interno allí. Solo un veterinario puede tratar esto.

Primeros auxilios para perros: cuidado de heridas

Si el perro tiene una herida mientras camina, en casa o cuando pelea con una especie ...

Síntomas comunes que indican un absceso.

Un absceso en el perro se manifiesta inicialmente como una hinchazón creciente debajo de la piel. A menudo, aún puede ver lesiones superficiales como mordeduras, rasguños o pinchazos con costras. El tejido alrededor de la herida es rojo. La fiebre también puede ser un signo de un absceso. El cuerpo utiliza todos los medios a su disposición para combatir la inflamación. Las acumulaciones internas de pus generalmente se acompañan de vómitos, letargo y pérdida de apetito. Los ganglios linfáticos también pueden estar inflamados.

Otros posibles síntomas:
• Dolor de presión cuando se toca
• Mayor generación de calor alrededor del absceso.
• pérdida de cabello
• Las áreas más pequeñas de la piel mueren debido al suministro insuficiente de sangre.

Absceso en perros: ¿cómo los tratan los veterinarios?

El veterinario mira el absceso en el perro. Sin embargo, el tratamiento solo puede tener lugar cuando el absceso está maduro, es decir, la cápsula alrededor del pus se ha cerrado por completo. Esto puede llevar un tiempo, pero los medicamentos como los ungüentos aceleran el proceso. Los analgésicos ayudan a tu amor durante este tiempo. En algunos casos, también se prescribe un antibiótico para ayudar a evitar que las bacterias se propaguen al torrente sanguíneo.

Si el absceso está maduro, se abre con anestesia local o general para que el pus pueda drenar hacia afuera. Si te tratas a ti mismo o no, existe un gran riesgo de que el pus se vierta hacia adentro. El resultado es envenenamiento de la sangre (sepsis) que pone en peligro la vida. Si el absceso ha estallado en el perro, el tratamiento se vuelve más difícil porque ya no es posible enjuagar la cápsula de tejido con una solución desinfectante después de que el pus se haya drenado.

El veterinario debe eliminar el pus de todo el tejido para prevenir la sepsis. Después de un tratamiento exitoso, es importante cuidar bien la herida y mantenerla limpia para que ninguna otra bacteria pueda ingresar. Un antibiótico ayudará a su perro a combatir los patógenos restantes dentro del cuerpo.